Recárgate en cinco minutos con un descanso constructivo

Paisaje de invierno

Es el fin de año, el principio del invierno, ya no estamos en el horario de verano y el solsticio de invierno me hacen sentir agotada. No importa lo emocionante que sea lo que está pasando en mi vida, mi cuerpo está cansado.

Estamos tan acostumbrados a exigir demasiado de nosotros mismos y a veces creemos que dormir y descansar menos aumenta nuestra productividad. Y con “productividad” me refiero a practicar más, tocar más, planear clases, escribir, enviar correos electrónicos, etc.

Por lo general, no pensamos en lo importante que es descansar y, porque no descansamos con atención, no hemos experimentado conscientemente los beneficios de un descanso. A veces pensamos que descansar es ver la televisión, salir o checar nuestro Facebook. Sin embargo, hay diferentes maneras y oportunidades de descansar para darle a nuestro  la oportunidad de recuperarse.

En estos días que me he sentido tan cansada, sólo necesito pasar más tiempo (constantemente) practicando descanso constructivo.

Body Mapping, al igual que la Técnica Alexander, utiliza la práctica del descanso constructivo para liberar la tensión del cuerpo y para desarrollar una conciencia o atención inclusiva.

Aprende a descansar – Primera clase

Lee las siguientes instrucciones y luego intenta cinco minutos de descanso constructivo.

Por lo general, para practicar el descanso constructivo nos acostamos en el suelo -si no hay alfombra en la habitación, puedes usar un tapete de yoga. Dobla tus rodillas y apoya los pies en el suelo. Tus brazos pueden descansar a lado o sobre tu abdomen. Puedes tener soporte bajo tu cabeza, por lo general usamos libros, y encuentra una altura que sea cómoda para tu cuello. Evita sentirte tenso o incómodo.

Éstos son cinco pasos que puedes memorizar fácilmente y recordar mientras estás en el piso con tus ojos cerrados.

  1. Se consciente del espacio donde te encuentras. Recuerda lo grande que es y lo alto que está el techo.
  2. Siente las texturas de tu ropa o la alfombra en tu piel.
  3. Pon atención a los sonidos en la habitación, tal vez hay ruido blanco. También prestar atención a los sonidos que vienen del exterior.
  4. Enfoca tu conciencia a tu respiración. ¿Cómo se siente? ¿Es restringida o coordinada? ¿Puedes sentir tus costillas moviéndose?
  5. Observa la totalidad de tu cuerpo. Reconoce dónde hay tensión o dolor y sigue respirando. Deja que tus músculos se liberen.

Antes de volver a sentarte y terminar esta práctica, repasa una vez más cada uno de los números de la lista. Nuevamente hazte consciente del espacio en el que estás, las texturas sobre tu piel, los sonidos y tu respiración. Haz pequeños movimientos con tu cuerpo y cuando te sientas preparado para hacer movimientos más grandes, siéntate y ¡continúa con tu día normal sintiéndote recargad@!

Descanso constructivo en salones de estudio

Si por lo general practicas tu instrumento en tu escuela o universidad, puedes tener problemas para descansar durante unos minutos en tu salón — ¡más si hay otros estudiantes que esperan el salón para practicar! Sin embargo, estos minutos de descanso pueden hacer una diferencia en la calidad de tu estudio y de tu día. Por lo tanto, este tiempo es fundamental, y es parte de tu práctica. Así que te invito a darle al descanso constructivo un tiempo en tu horario. Puedes incorporar ésta práctica cada hora, entre diferentes piezas que practiques, o en cualquier momento que tu cuerpo lo requiera.

Hay muchos recursos para aprender sobre el descanso constructivo. A continuación cito sólo un par.

¡Que tengas un buen día y un excelente invierno!