¿Cómo reacciona tu cuerpo al estar estresado en la música?

La cara de un gato con expresión de sorpresa

Hay muchas historias que nos pasan al tocar y al aprender música. Las historias que nos hacen sentir completo, nos alientan a seguir adelante y a disfrutar de la música. Sin embargo, también hay veces que enfrentamos situaciones que  nos hacen creer que no somos (lo suficientemente) talentosos y nos hacen dudar de nosotros mismos.

¡Si quieres saber cómo estas experiencias se sienten en tu cuerpo, intenta el siguiente ejercicio!

 Música, historias y consciencia corporal

1. Piensa en una experiencia al tocar o después de tomar y/o dar una clase. Una experiencia que te haya hecho sentir [email protected] y que con la que hayas estado [email protected]

  • Nota qué te provoca, qué sensaciones experimentas emocional y físicamente.
  • Presta atención a qué es lo que sientes en tu cuerpo y si puedes, anótalo.

2. Ahora piensa en una experiencia que en la que algo no te haya salido bien. Puede estar relacionado con tu forma de tocar o a lo mejor en un momento en el que te trataron injustamente.

  • Por el momento no juzgues, no busques quién fue el culpable, sino sólo observa que desató ese evento emocionalmente y descubre cómo reaccionó tu cuerpo.
  • Nota si tu cuerpo aún sigue reaccionando a esa memoria.

3. Compara estas dos experiencias. Encuentra la diferencia de palabras con las que describiste a los dos eventos y las sensaciones que te provocaron. ¿Qué tienen de diferente? ¿Hay existe alguna similitud?

Mis resultados

Personalmente en el primer ejercicio, noto que algunas de las experiencias de cuando toco o doy clases, están relacionadas con una sensación de apertura en mi cuerpo y en la percepción del espacio. Amplio, abierto, como cuando vas a abrazar. El sonido viaja en todas direcciones.

No me refiero al espacio inmenso, que aleja. Sino en donde hay una calidad de atención especial y estoy enfocada. Esto en Body Mapping se llama conciencia o atención inclusiva.

En el segundo ejercicio es lo opuesto. No hay espacio, sino que me sentía restringida. Todo se cierra y no puedo moverme, me congelo y lo noto en la calidad de mi respiración y la tensión en mis músculos.

Cada situación es diferente, pero comúnmente ante un evento que nos amenaza, nos tensamos. Dejamos de respirar e incluso podemos desconectarnos por completo de lo que pasa en nuestro cuerpo. Es importante tener y desarrollar una conciencia corporal ¡porque con nuestro cuerpo creamos música!

3 Cosas que te pueden ayudar a aliviar un poco de estrés

1) Se consciente del espacio que te rodea

Para evitar el que tu cuerpo se cierre, observa qué tan grande y alto es el lugar en el que estás. Presta atención al techo y a las cosas o personas que están a tu alrededor, incluyendo a lo que está atrás. Puedes hacer todo esto sin voltear, sólo nótalos con tu visión periférica y recuerda o imagina cómo es el espacio detrás de ti. Si estás en una clase o ensayo no quieres parecer distraí[email protected]

Este es un ejercicio para retomar tu espacio y conectarte contigo [email protected] poniendo atención a tu alrededor.

2) Permitir que el sentido del tacto esté presente

Si tienes tu instrumento en tus manos observa cómo se siente. Siente una cuerda, la madera, o la temperatura del metal. Si no tienes un instrumento, nota cómo se siente tu ropa en tu cuerpo, la textura, si está pegada o suelta, etc.

3) Respira

Nota tu respiración e intenta que sea fluida,  que tu exhalación e inhalación tengan la misma duración.

Aprende a identificar los incidentes que te tensan, analiza qué pasa y haz lo que necesites para encontrar otra vez el equilibrio o balance en tu cuerpo.

¡Comenta o mándame un mensaje!